Vivi Tellas y Cecilia Roth. Un Lorca híbrido y en clave de biodrama

Entrevista con la directora y una de las protagonistas de «Muy Bodas de sangre», un tríptico audiovisual del Complejo Teatral Buenos Aires.

Por Muriel Mahdjoubian Rébori. Fotos: Complejo Teatral de Buenos Aires.

Muy Bodas de sangre fue un refugio muy importante para todes”, cuenta su directora Vivi Tellas. Es un tríptico audiovisual que dirige junto a Agustina Comedi para el ciclo Modos Híbridos del Complejo Teatral de Buenos Aires. El elenco cuenta con la participación de Cecilia Roth. “El mundo lorquiano es el mundo en el que yo creo que vivo», confiesa la reconocida actriz.

Se puede ver a través de la plataforma vivamoscultura.buenosaires.gob.ar y de la web complejoteatral.gob.ar desde el sábado 28 de noviembre. Son tres piezas documentales inspiradas y basadas en la tragedia escrita por el célebre autor Federico García Lorca.

«Me planteé cómo hacer un proyecto que nos llevé hacia adentro de la obra. Propuse realizar un trabajo en biodrama y encontrar en las biografías del elenco momentos lorquianos”, explica Tellas, directora artistica del Teatro Sarmiento.

El elenco de Muy Bodas de sangre está integrado por Cecilia Roth, Maite Lanata, Mauricio Paniagua, Esteban Meloni, Luciano Suardi, Mara Bestelli, Flor Dyszel, Laura Nevole, Maruja Bustamante, Juliana Muras, Florencia Bergallo, Belén Gatti, Rita Pauls, María Soldi, Nadia Sandrone, Max Suen, Eugenia Roces y Pablo Lugones. El diseño de escenografía está a cargo de Guillermo Kuitca, quien ya había trabajado con Vivi Tellas en el 2002 en la afamada versión de La casa de Bernarda Alba, estrenada también en la sala Martín Coronado. Tellas y Roth hablan sobre el proceso creativo de la obra.

¿El arte puede ayudar en este momento? Si es así, ¿de qué manera?

Tellas: Si, toda mi vida me dediqué al arte en todos sus aspectos y creo que en este momento es bastante central. Siempre está la pregunta: ¿El arte cambia el mundo? Creo bastante en eso. Justamente, Muy Bodas… fue un refugio muy importante para todes. Desde el mes de abril que nos juntarnos por Zoom todos los jueves tres horas con todo elenco para poder trabajar, estar relacionado con otras ideas y salir de la obsesión y del miedo. Es una especie de rescate.

¿Cómo surge el proyecto “Muy Bodas de sangre”?

Tellas: Bodas de Sangre era la obra que estaba programada para estrenarse en la sala Martín Coronado en julio de este año. Debido a la pandemia, no se pudo pero surgió la oportunidad de hacer el ciclo Modos Híbridos, que son estos experimentos audiovisuales: una mezcla de teatro y cine. Me planteé cómo hacer un proyecto que nos lleve hacia adentro de la obra y propuse realizar un trabajo en biodrama y encontrar en las biografías del elenco momentos que se parezcan a Lorca. Para esta aventura invite a Agustina Comedi para que trabaje conmigo en la parte audiovisual. Estuvimos diez días filmando en la sala Martín Coronado.

Roth: Fue una experiencia muy diferente a todas las previas. Por primera vez, trabaje con Vivi Tellas y con un elenco maravilloso. El biodrama es un trabajo muy personal e íntimo. Creo que produjo en cada uno una intimidad y vinculación con aquellos temas puntuales de Lorca como lo no posible, la muerte, lo no recuperado y la perdida. Fue realmente una experiencia maravillosa.

¿Cómo ensamblás el teatro con otros tipos de arte?

Tellas: Yo me formé en bellas artes. Siempre fui artista visual. Después me dediqué al teatro y permanentemente estoy mezclando diferentes disciplinas del arte. Fue muy interesante el encuentro con Agustina Comedi en este trabajo biodramático y documental, fue muy inspirador, nos pudimos intercambiar nuestros saberes y experiencias.

¿Cómo trabajaste con los actores?

Tellas: Les propuse hacer un trabajo más introspectivo, buscar en la biografía o en la historia familiar de cada uno los temas de Bodas de sangre. Cada uno trajo sus historias y ahí fuimos trabajando con Alejandro Quesada, que es el dramaturgo que colaboró conmigo. Reescribimos todos los textos y junto con Agustina fuimos pensando la puesta en escena. Fue muy intenso porque cada uno tuvo revelaciones de su propia historia familiar. Fue un trabajo de mucha concentración y la situación del asilamiento y estar en casa acompañó en ese mirar hacia adentro. Buscaron en sus propias vidas los temas de Bodas de sangre, que son el amor equivocado, el dolor en el amor y la presencia del destino. También la tragedia, los secretos en la familia, la presión social que hace que la gente haga cosas que no quiere, el qué dirán y, sobre todo, hay un tema con las mujeres. Esa presión de armar algo por la familia y no por tu verdadero deseo. Estos temas aparecieron en las historias que trajeron los actores. Algunos son más biográficos personales y otros están en la historia familiar. El elenco está armando con actores y actrices que también me interesan por sus vidas, quiénes son y qué hicieron de sus vidas. Más allá de que son excelentes intérpretes, pero me refiero a quiénes son como personas. Me interesa muchísimo saber qué hicieron con su vida; elijo mucho eso a la hora de armar un elenco. Se creó algo muy fuerte con todo el equipo. Somos una gran familia y estoy muy agradecida a mi elenco.

Cecilia Roth, una de las protagonistas de la obra.

¿En qué historia te inspiraste para construir tu personaje?

Roth: Me inspiré en la historia de mi abuela. Ella abandonó a su amor y yo sufrí también una perdida amorosa muy dolorosa, hiriente y definitiva que dejó cicatrices. Creo que en Bodas de sangre la imposibilidad del vínculo de Leonardo con la novia se acerca a la historia de mi abuela y mi a propia historia. En ese momento en donde mi abuela había abandonado a su amor, yo había sido abandonada por un amor y me pregunto: ¿Es el mismo dolor ser abandonada o abandonar? Son amores truncados, pero de qué manera se modifica dejar o ser dejada.

¿Por qué abordás un autor como Lorca?

Tellas: Sus textos son maravillosos. Se hace muchas preguntas él en sus textos y eso me súper interesa porque no es que lo tiene todo claro y para mí si alguien hace Lorca con esa idea está tomando un mal camino. Él pone en crisis las ideas; está preguntándose y desafiando cierto orden permanentemente. Me parece que dentro de su trabajo y de sus textos hay mucha gracia y creo que es muy pícaro. Además, su historia siempre me da ganas de que se vuelva a mirar. Lorca fue asesinado por la dictadura española por su elección de vida, de género, por poeta y considero que es un icono que hay que mirar y pensar.

Roth: El mundo lorquiano es el mundo en el que yo creo que vivo. Es un mundo muy colorido, muy alegre, muy musical y muy doliente. Es un universo en donde se truncan deseos, proyectos, ideas de futuro, donde el amor es atravesado por el dolor o por la muerte, donde la poética lorquiana invade todos los textos y situaciones más allá de su dolor o de la propia muerte. La poética está presente de una manera que abarca todo ello. Las cosas se dicen de una manera poética. Es un mundo muy andaluz, muy concreto en una época muy particular en donde la mujer a pesar de ser cabeza de familia o la que determina como serán las cosas, también tiene un mandato de sometimiento y de no llegar a la posibilidad del goce. En su obra se ve claramente que la mujer está sometida a un mandato cultural muy fuerte.

¿Cómo fue la experiencia de haberlo filmado?

Tellas: Fue increíble. Desde que comenzó la cuarentena yo solo salía a caminar un poco hasta que de pronto estábamos encontrándonos en el teatro y eso fue maravilloso. Siempre con mucho cuidado y protocolo y a la vez con muchísimo entusiasmo de parte de todo el elenco. Me fascina trabajar en equipo y crear confianza. Me parece central en mi trabajo el no juzgar, no tener prejuicios y recuperar la inocencia de sorprenderse, de escuchar al otro y de no saberlo todo. No me gusta la solvencia. Me aburre mucho. Me interesa más la inocencia de esperar algo que no conozco y generar mucha complicidad. Me parece que la complicidad, la inocencia y la confianza hacen que funcione. La verdad es que fueron diez días de filmación increíbles con mucho cuidado e inspiración.

¿Con quién les hubiera gustado tomar un vino del mundo del arte y por qué?

Tellas: Me hubiera encantado con Alfred Hitchcock y con Alberto Ure porque fue mi gran maestro. De todas maneras, con Ure tuve la suerte de poder compartir unas copas. Lo admiro profundamente. Tenía un gran talento y ha sido provocador, increíble desafiante y divertido.

Roth: Me hubiera gustado en este momento con Federico García Lorca. Conocí mucho a la familia Lorca. Soy muy amiga de Laura García Lorca, hija de Paco, hermano de Federico. Laura en Granada lleva adelante el museo donde era la casa de la familia y hacen muchos eventos culturales. Mi madre cantó allí y se hacen espectáculos de todo tipo. Son una familia que está inundada de poesía.