María Marull: Reinventarse las veces que sean necesarias

La dramaturga, directora y actriz cree que la comunidad teatral debe estar unida en tiempos de pandemia y que el encuentro «es un desafío en estas circunstancias».

Me está costando conectarme con la escritura o el trabajo propiamente dicho. Estoy en casa sola con mis hijas y me avoqué a eso: limpiar, cocinar, bañarlas, ayudarlas con las tareas del colegio… Y también me agarró mucha necesidad de acomodar, de tirar cosas que no uso. Ordenar placares, sacar plantas secas. Estuve con mucho trabajo, venía de una etapa muy fuerte de ir y venir y de alguna manera tenía pendiente eso. Entonces disfruto también de hacerlo.

Hay una necesidad de poner la casa lo más linda posible para disfrutar la estadía. Y también esto fue como un golpe tan fuerte que me descolocó. Me cuesta seguir lo que venía haciendo. Como si las cosas se hubieran descolocado todas. No me estoy exigiendo vivir otra cosa. Tengo la cabeza en esta realidad y estoy un poco ansiosa al respecto. El tiempo ha tomado otra dimensión y lo estoy habitando. Estoy habitando este presente como viene. Y viene muy distinto a mi vida habitual.

Hoy miré la cartera y parecía que era de otra persona. Hace cuánto no la uso. Estoy descubriendo cosas de mi casa, como las horas en las que da el sol en el balcón para aprovechar a salir. Sonidos que nunca me había detenido a escuchar. Estoy en esa película, digamos.

Realmente me cuesta imaginar cómo va a ser volver a la “normalidad” porque entiendo que la actividad teatral tardará bastante en volver a ser lo que era. La gente tiene que poder ir al teatro con ganas y sin miedo. Lo veo complicado. Veo que algunos colegas dan clases por Zoom y que hay obras que están on line cobrando algo voluntario. Son cosas que pueden ayudar pero están lejos de solucionar.

Escena de «La Pilarcita», una de las creaciones más aplaudidas de María Marull.

En cuanto a la recuperación del ámbito teatral, siempre el artista se las ha ingeniado para sacar agua de las piedras. Y esta vez no va a ser la excepción. Quizás es pronto aún; lo digo porque en mi caso me cuesta tener lucidez y entusiasmo. Estoy un poco paralizada, pero será cuestión de días para resucitar nuevamente. Si hay algo que sabemos hacer es reinventarnos, esta vez y las veces que sean necesarias, como sea.

Quizás dar tiempo para que las cosas que afloren contengan esta situación también. En lo personal necesito cierta introspección en este momento para salir empujada por la necesidad creativa. Pero tengo fe que algo va a salir. Hacia afuera, como sale siempre.

Es bueno estar unidos, porque de eso se trata el teatro en primera instancia. Es un trabajo grupal. Un encuentro. Es una desafío el encuentro en estas circunstancias, pero todos sabemos que estar al lado no siempre significa estar con el otro. Así que quizás haya que reinventarse una vez más, hasta que volvamos a ser los de antes, o parecidos. Tengo fe que así será.