Mariela Asensio: «A futuro, toda esta búsqueda tendrá su propio nombre»

La actriz, directora y docente prepara la obra «La Casa Oscura», que escribió con Maruja Bustamante y será adaptada al streaming. La escritura en pandemia y los nuevos formatos para narrar.

Por Muriel Mahdjoubian Rébori. Fotos: Gentileza Prensa.

Mariela Asensio es actriz, performer, dramaturga, directora y docente, con amplia experiencia y variedad de proyectos en las artes escénicas. Además, integra la Fundación Carlos Somigliani (SOMI). En el verano, va a estrenar en una casa una versión adaptada para streaming de La Casa Oscura, pieza teatral que escribió junto a Maruja Bustamante.

Además, dirigirá en el Teatro Nacional Cervantes El Ojo del destino, de Francisco Estrada y a su vez organiza la Maratón Creativa, un evento/taller formativo que se realizará el 14 de noviembre y el 23 de enero. “Un encuentro en donde los participantes van a producir material creativo a partir de distintas herramientas”, explica Mariela.

Por otra parte, está a cargo de la dirección del Teatro del Pueblo y de la plataforma virtual con muchas propuestas de formación. “Teníamos 16 obras en el teatro recién inaugurado. Un dolor muy grande realmente. Pero creamos la plataforma virtual por la que pasaron infinidad de artistas”, revela la autora de Necesito Dirección, Un campo de Batalla y Matar al muerto, por sólo mencionar algunas obras de su vasta producción.

¿El arte puede ayudar en este momento? ¿De qué manera?

Creo que el arte siempre ayuda. En toda crisis de cualquier tipo las manifestaciones artísticas han funcionado como medios de transformación y expresión fundamentales. Pienso que también hay algo que se transforma a partir de las situaciones extremas. El otro día leí en un diario que un artista plástico expuso su obra en el supermercado del barrio. Me resulta interesante cómo se corren los márgenes asignados a las cosas. El arte busca siempre un formato para manifestarse y para seguir existiendo. Hay algo de todo este lío en el que estamos que me resulta digno de análisis: la forma en la que se descentralizan las cosas. Las clases virtuales, por ejemplo, nada saben de fronteras ni geografías. Me pregunto qué de todo esto podemos capitalizar cuando vuelva la presencialidad.

¿Cómo fue la experiencia en el teatro Nacional Cervantes? ¿Pensás que el streaming llegó para quedarse?

La obra es El Ojo del destino, de Francisco Estrada. Arrancamos con algunos ensayos, pero se interpuso el Covid y tuvimos que parar. Vamos a retomar a finales de noviembre. Los ensayos que llegué a tener fueron una fiesta porque, al ser presenciales, por un momento nos llevó a olvidar esta tragedia. Trabajar con la tridimensional del cuerpo y todos sus sentidos nos conectó con la vida y con lo más esencial del teatro: el cuerpo. Creo que lo que llegó para quedarse es la búsqueda de formatos para narrar a través de la tecnología. Que no es lo mismo que decir teatro por streaming. Quienes amamos el hecho teatral sabemos que hay algo irreproducible en la virtualidad. Creo que son cosas distintas. Y que a futuro toda esta búsqueda tendrá su propio nombre, sus propias reglas y sus propios códigos.

¿Por dónde circulan los caminos de la creación para un autor en estos momentos? ¿Estás pudiendo escribir?  

Pude escribir con bastante dificultad. Creo que este no es un tiempo fácil para concentrarse en la escritura. Hay cierta hostilidad en todo este asunto que nos tiene intranquilos y ansiosos y nos cuesta escribir. Aun así, escribí porque no tuve opción; es mi trabajo y tenía plazos que cumplir.

¿Cuáles son tus proyectos para lo que queda de este año y para el año que viene?

Estreno en el verano La Casa Oscura, una obra que escribí con Maruja Bustamante en la que ambas vamos a actuar y dirige Paola Luttini. Esto será primero por streaming y luego presencial. Si bien la obra fue pensada para hacerse presencial, vamos a hacer una versión por streaming en una casa y luego cuando se pueda volver, la haremos de manera presencial. Son dos versiones bien diferentes. Voy a dirigir en el Teatro Nacional Cervantes, El Ojo del destino, de Francisco Estrada. Continuo con mis clases en la EMAD de puesta en escena y además sigo con mis talleres particulares. También dirijo el Teatro del Pueblo; actualmente llevamos adelante la plataforma virtual con muchas propuestas de formación. Y para el año que viene aún no tengo en claro qué de todo lo que quedó suspendido se retomará. Tenía varios entrenos, una obra de Susana Torres Molina, Esa extraña forma de pasión, en el Centro Cultural San Martín y una versión nueva de Mujeres en el baño en el Picadero, entre otras cosas. Pero mi política es soltar y no quedar pegada a lo que quedó trunco. Veremos qué pasa a futuro. Hoy todo es incierto.

El nuevo Teatro del Pueblo es dirigido por Asensio.

¿Cómo se aggiornaron con la fundación SOMI en el Teatro del Pueblo? ¿Qué pudieron hacer y qué es lo que quedó pendiente?

Pendiente nos quedó una programación buenísima. ¡Teníamos 16 obras en el teatro recién inaugurado! Un dolor muy grande realmente. Pero creamos la plataforma virtual por la que pasaron infinidad de artistas, referentes nacionales e internacionales de la escena teatral. Hay talleres, charlas, clases magistrales. Estamos trabajando muchísimo en sostener y generar desde ahí.

 ¿De qué se trata la experiencia de la maratón creativa?

La maratón creativa es algo que yo quiero hacer hace un montón. La primera fecha es el 14 de noviembre y la segundad es el 23 de enero a las 19 horas. Es un taller, pero también es un evento formativo. Un plan en el que vas a producir material creativo a partir de distintas herramientas, escuchar música y vivenciar una entrevista. El encuentro estará atravesado por la convicción de que todas las personas somos creativas. Habrá ejercicios de escritura “disparadores» para pensar creativamente estímulos para llevar adelante tus ideas, material inspirador sobre diferentes artistas canciones y música en vivo. Es un espacio para poder conectar con tu deseo y transformarlo en acción creativa. Lo coordino junto a Paola Luttini y lo hacemos a través de la plataforma Zoom.

La mayoría de las personas se han refugiado en el arte. ¿Pensás que resignificará a los artistas? ¿Algo cambiará?

Me encantaría. Sinceramente yo no soy tan optimista. Dicen que esto hará que la humanidad mejore. La verdad lo dudo. Pero ojalá.

¿Con quién te hubiera gustado tomar un vino del mundo del teatro de todos los tiempos y por qué?

Con Pina Bausch porque creo que es una de las artistas más innovadoras y personales de los últimos tiempos. Porque corrió las barreras de la danza y del teatro y creó un estilo único. Puso en valor el trabajo colectivo, la grupalidad, la creación humana y horizontal.