Francisco Lumerman: «Fantaseo con que volver a la presencia nos va a fortalecer»

El actor, director y dramaturgo hace funciones de su obra «Muerde», con una plataforma de teatro virtual del Perú. Los proyectos que aparecen al aceptar las limitaciones de la realidad.

Por Muriel Mahdjoubian Rébori. Fotos: Gentileza Prensa.

Francisco Lumerman es actor, director, docente y dramaturgo egresado de la EMAD. Con su obra El amor es un bien, inauguró en el 2015 su sala teatral Moscú teatro que fundó junto con Lisandro Penelas. Actualmente dirige Muerde, una obra de teatro virtual escrita por él e interpretada por el actor Alfonso Dibos desde Lima.

«Empezamos a ensayar sin saber si era posible. Eso nos dio cierta ingenuidad y contacto lúdico con el trabajo”, dice sobre la coproducción entre la plataforma de teatro Tevi y Moscu Teatro.

 ¿El arte puede ayudar en estos momentos?

El arte seguro que ayuda. El consumo cultural creció durante la cuarentena tanto en la música, como en los libros y en las ficciones. El arte es la manera de narrarnos, de contar el mundo y nuestras vivencias. Cuando nos acercamos a él, esperamos eso: descubrirnos, revelarnos a través de una obra artística. Además, la realidad está tan difícil que creo que muchos de los que podemos nos queremos ir a vivir a la ficción.

¿Cómo fue la experiencia de «Muerde» con Alfonso desde Lima y vos desde Buenos Aires?

Es muy interesante todo lo que sucedió con el proyecto. La recepción de las primeras funciones fue muy potente y la gente agradeció mucho el trabajo. Pudieron realizar el viaje como yo deseaba cuando empezamos a construir este experimento. Empezamos a ensayar sin saber si era posible. Eso nos dio cierta ingenuidad y contacto lúdico con el trabajo. Fuimos descubriendo y construyendo el trabajo por capas, venciendo prejuicios y aceptando los beneficios de trabajar a distancia y con dificultades. Finalmente, el trabajo de dirección actoral fue similar al trabajo presencial.

Escena de la obra «Muerde», de Lumerman.

¿Podrías compartir algún consejo para atravesar este momento?

Puedo compartir experiencias y la mía es que, una vez que acepté las limitaciones de la realidad, empezaron a suceder una cantidad de proyectos no esperados. No son los elegidos, ni el año que yo esperaba, pero es el posible. Y dentro de eso seguir creando, trabajando e indagando nuevas formas. Es algo muy rico.

¿Qué crees que sería importante como aporte para la recuperación del ámbito teatral? ¿Cómo imaginas el regreso de los artistas a los escenarios?

Creo que va a ser muy paulatino. No será fácil para los espacios culturales volver a acomodarse en el nuevo mapa. Ojalá sea antes de lo que parece. También fantaseo con que volver a la presencia nos va a fortalecer y va a ser una fiesta recuperar los espacios con el cuerpo presente. Recuperar la ceremonia.

¿Con quién te hubiera gustado tomar un vino del mundo del teatro?

Con Chéjov, sin dudas. Me encantaría charlar con él y preguntarle qué situaciones, imágenes o vivencias inspiraron sus obras. También ahora tengo ganas de tomar un vino con mis compañeros de la ruta teatral.

La próxima función de Muerte es el 27 de agosto a las 22. Más datos y venta de entradas a través de las plataformas Tevi (más informes en https://tevi.live/) y Alternativa Teatral (http://www.alternativateatral.com/).