Fernando López. Teatro bajo un árbol, con formato de obra y ganas de reencontrarse

El actor hace funciones de “Ensayo sobre Relatos, de Samuel Beckett” en el Parque La Isla de Paternal. Otras propuestas al aire libre.

Por Diego Jemio. Fotos: Gentileza Fernándo López.

Ganar la calle. O tal vez las veredas. En realidad, cualquier resquicio de espacio público. A raíz del cierre de los teatros y la posterior apertura con aforo limitado, comenzaron a surgir alternativas escénicas fuera de las salas tradicionales. El Teatro Cervantes hizo un ciclo de obras gratuitas en la explanada de la Biblioteca Nacional, con seis piezas cortas, ganadoras del concurso Nuestro Teatro. El Tadrón Teatro y Café encontró una solución creativa: una obra en la vidriera de la sala, con disposición del público en la vereda y al aire libre. El espectáculo se llama Shöñe, con dramaturgia y dirección de Jorge Diez y actuación de Ana Padilla. También hubo un ciclo en diferentes plazas de la ciudad, organizado por la Ciudad de Buenos Aires.

El actor Fernando López fue más allá. Vecino del barrio de Agronomía, vio cómo la pandemia comenzó a “comerse” los lugares donde solía disfrutar del aire libre. Apenas pudo, sin pensarlo demasiado, eligió un árbol del parque La Isla de la Paternal y comenzó a darle vida a Ensayo sobre Relatos, de Samuel Beckett. Hizo algunas funciones el año pasado y ahora retoma este domingo, con entrada a la gorra y dirección de Griselda Nenó Galarza.

“Con la pandemia, se cerró la posibilidad de ir a los parques, lugares en los que yo revivo y me curo. Entonces, empecé a pensar en la independencia y en el trabajo de los actores. Reflexioné sobre este circuito y cuán independiente somos”, dijo Fernándo López.

El actor decidió tomar cuatro relatos de Beckett: «Primer amor», «El expulsado», «El calmante», y «El final». Todos son de 1945 y tienen un punto en común: tratan sobre un hombre en situación de calle.

Hay unas ganas de volver a tener dignidad, que siento yo y también el público.

“El árbol donde se desarrolla la obra es una acacia. Es el primero que vi al llegar y al que quise volver. Por eso, convoqué a la directora, que es mi amiga. Las primeras funciones fueron ensayos abiertos. El público podía ver todos los hilos de la marioneta. Desde hace mucho tiempo quería hacer estos textos de Beckett. Y ahora las cosas se tocaron y finalmente pude”, agrega.

Una de las funciones en la Paternal.

La obra de López convive -y se ganó un lugar- en un espacio público, junto con los murgueros, el asadito dominguero y quienes van a hacer gimnasia. “Un parque bien popular y hermoso”, lo define él. Pese a eso, él quiso darle al espectáculo un formato de obra, en el que “se arma un ritual”, como en cualquier propuesta teatral.

“La premisa fue que sea teatro callejero, pero con un formato de obra, que dura 50 minutos. Y que vos sientas que se armó el ritual del teatro. Hay unas ganas de volver a tener dignidad, que siento yo y también el público”.

La propuesta, según marca López, también va a contrapelo de una lógica de producción a la que califica de “insana”. “Ensayamos un año para hacer cuatro funciones. Si no tuviste la suerte de convocar, la sala no puede mantenerte por los costos. Salimos automáticamente a pedir subsidios. Lo tomamos como algo natural, pero es bastante siniestro y naturalizado para el que quiere ser independiente. Las ganas de hacer teatro van más allá de todo eso. Y lo hará quien no tenga miedo ni quiera esperar a que abra una sala”.

La primera función de 2021 se realizará el domingo 14, a las 21, en Av. Chorroarín y Zabala. Más datos en Alternativa Teatral.